SABINE

Sabine

Sabine es el niño albino que viene a nuestro comedor. Es gracioso verle correteando por el patio porque entre tantos niños negros siempre hay uno incluso más blanco que muchos de nosotros riendo y jugando.

En algunos paíseDSC_0091s de África, hacen rituales con los niños albinos y son abandonados por sus familias. También mueren a edades muy tempranas ya que si no reciben los cuidados necesarios, sufren cánceres en la piel.

Sabine vive con sus abuelos ya que su madre lo abandonó por ser albino. Esto no es muy común en Ruanda, ya que cada vez se trabaja más para integrarlos en la sociedad, recibiendo, además, ayudas y cuidados de una asociación para personas albinas que hay allí.

Sabine es un niño feliz, muy querido y cuidado por los niños de Museke. Se cuida mucho, echándose siempre crema en la piel, cubriéndosela para no estar expuesta al sol con gorros y camisetas de manga larga y a veces lleva un gran paraguas de colores.

A veces, los niños que no están en Museke se meten con él llamándole “muzungu” (blanco) pero él se defiende y no sufre por ello, incluso hay ocasiones en las que va a buscar apoyo en los niños de Museke para que le defiendan. Sabine no sufre por ser un niño albino, es feliz, muy listo e incluso a veces se aprovecha de esa diferencia.

P1140579