Presentación

Carta de la Presidenta:

“Seguimos sonriendo.

En 2010 MUSEKE era solo un chispazo de solidaridad en nuestra mente, casi una locura diaria. Hoy, cinco años después, es la casa donde la pobreza es la única que no es bienvenida. MUSEKE, hoy, ya no solo significa sonrisa en kinyarwanda, el idioma local de Ruanda, nuestro campo de batalla. Es también el lugar donde nuestros niños vislumbra un rayo de esperanza que ilumina su futuro. Un sitio donde poder descargar una mochila de tristeza acumulada durante años de miseria, falta de afecto y esperanza.

Nuestra lucha principal consiste en paliar la alta desnutrición que sufren los niños que atendemos, el cien por cien de los casos. Son ya 240 niños y 15 trabajadores los que conforman esta gran FAMILIA, en la que nuestro primer objetivo es la FORMACIÓN, lo que realmente puede cambiar el mundo. La escolarización de los niños es obligatoria, una manera de alejarlos del trabajo a una edad tan temprana. En MUSEKE, en la actualidad, se realizan talleres de costura, cestería, agricultura. Y seguimos realizando un trabajo de concienciación a los padres: en su día a día no cabe la formación pero es ésta el pilar fundamente para escapar de una situación tan difícil como la que viven. Nuestro compromiso con la educación también se extiende a los Colegios de Formación Profesional, donde actualmente 24 niños aprenden un oficio durante dos años y se le prepara para la vida profesional.

MUSEKE se construye con el día a día pero nunca estamos satisfechos. La necesidad de las familias que nos llegan sobrepasa siempre nuestras capacidades económicas. Decir no a muchas de estas personas nos llena de tristeza pero la satisfacción de los niños que han hecho de MUSEKE su casa nos lleva a seguir intentándolo, a buscar recursos económicos para ampliar nuestros proyectos en África.

El objetivo de MUSEKE no es solo aportar formación a los niños, sino crear proyectos en Ruanda que favorezcan la autofinanciación, es por eso que en la actualidad tenemos una granja de 800 gallinas ponedoras que no solamente aportarán proteína a nuestros niños sino que con la venta de los huevos vamos hacia ese objetivo.
También hemos puesto en marcha una tienda donde se venden productos de la tierra. Estos dos proyectos además de aportarnos recursos económicos, crea puestos de trabajos para los habitantes de la región.

MUSEKE nada sería sin sus SOCIOS y VOLUNTARIOS.

Al poblado de Nemba, los voluntarios llegamos con las maletas llenas de ropa y las traemos repletas de miradas, abrazos y sonrisas que constatan que esa locura de hace unos años es un reto estimulante y para mí un sueño hecho realidad”

Carmen Gil de la Haza
Presidenta de la Asociación MUSEKE

P1090313